Inhibidores androgénicos de alta potencia

Consiguen un efecto mucho más potente que otros inhibidores androgénicos sobre el folículo piloso sin aumentar los efectos secundarios o incidir en el efecto de las hormonas en otras zonas del organismo. Por este motivo se ha convertido en el tratamiento de primera elección de la alopecia androgénica en pacientes masculinos y también en algunos casos de alopecia femenina.

Igual que sucede con otros tratamientos para la alopecia, los antiandrógenos de alta potencia puede prescribirse como terapia única o junto a otras, en función de cada caso y del criterio del especialista. Asimismo, es posible administrarla en dosis diarias fijas, en días alternos, según cada caso. También puede infiltrarse directamente bajo el cuero cabelludo.