Tricología

Diagnóstico mediante tricoscopia digital

La alopecia es un problema complejo que puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, del que se han descrito hasta cien variantes distintas. El diagnóstico correcto desde sus fases más iniciales es clave para diseñar un tratamiento personalizado que responda de la manera más eficaz a los problemas capilares del paciente.

Por este motivo, el área de Tricología de Bioláser La Moraleja lleva a cabo el diagnóstico de la alopecia y otros problemas capilares mediante tricoscopia digital, la tecnología de diagnóstico por imagen más avanzada y precisa para conocer el estado del pelo, detectar el tipo concreto de alopecia que sufre el paciente y evaluar el efecto y la evolución del tratamiento prescrito por el especialista.

El tricoscopio digital usa una lente de luz polarizada que permite ver con detalle el cuero cabelludo y estructuras del folículo piloso que no son apreciables a simple vista. Generalmente, este procedimiento se lleva a cabo sin necesidad de rasurar el cabello ni tomar una muestra del cuero cabelludo, lo que resulta mucho más rápido para el tricólogo y más cómodo para el paciente.

Infórmate sin compromiso

Tratamientos contra la alopecia

Tratamiento oral o tópico destinado a frenar la caída del cabello, tanto en hombres como en mujeres.

Más de 20 años de investigación avalan estas sustancias para frenar la alopecia e incrementar la densidad capilar.

Tratamiento de primera elección para la alopecia androgénica del varón y casos seleccionados de alopecia femenina.

Infiltraciones de sustancias autólogas para mejorar la calidad del pelo y estimular su crecimiento.

Tratamiento contra la alopecia con antiandrógenos inyectados en el cuero cabelludo para un efecto más localizado, según el perfil hormonal del paciente.
Microfibras de queratina; una solución cosmética para aumentar la densidad capilar y engrosar el pelo fino.

Vasodilatador tópico / oral

Es uno de los medicamentos más habituales en los protocolos terapéuticos contra la alopecia. Se trata de un medicamento desarrollado inicialmente para tratar la hipertensión arterial, dado que tiene un efecto vasodilatador. Este efecto sobre los vasos sanguíneos fue aprovechado posteriormente para tratar la caída del cabello, ya que en los ensayos clínicos sobre hipertensión se observó que los pacientes tratados con este fármaco mejoraban en este sentido.

Actúa dilatando los vasos sanguíneos que irrigan el folículo piloso y permitiendo que de esta forma lleguen al mismo el oxígeno y los nutrientes que necesita para generar el folículo piloso. Este medicamento en realidad no hace crecer cabello nuevo donde antes no había, sino que nutre y engrosa el folículo piloso y hace que el cabello aparezca más denso y poblado. Puede administrarse por vía oral o tópica.

Inhibidores androgénicos de potencia media

Se utilizan para tratar la alopecia androgénica desde hace alrededor de dos décadas, aunque inicialmente se desarrollaron para tratar la hiperplasia benigna de la próstata, un problema relativamente frecuente que los varones tienen que vigilar a partir de cierta edad.

Inciden sobre las hormonas masculinas por excelencia: los andrógenos. El mecanismo de acción se basa en bloquear de manera selectiva el efecto de estas hormonas sobre la raíz del pelo, incrementando la densidad capilar en las áreas en las que el pelo empieza a clarear.

Según la literatura científica, consiguen frenar la evolución de la alopecia androgénica en el 90% de los pacientes tratados e incrementa la densidad capilar en un 70% de los casos, fundamentalmente en la coronilla. Se trata de un medicamento muy seguro, ya que únicamente incide sobre las hormonas masculinas en los folículos del cuero cabelludo.

Los efectos de este fármaco, que pueden tomar tanto hombres como mujeres, se notan en torno a los seis meses de haber iniciado el tratamiento y desaparecen en caso de interrumpirlo.

Inhibidores androgénicos de alta potencia

Los inhibidores androgénicos de alta potencia permiten conseguir un efecto mucho más potente sobre el folículo piloso sin aumentar los efectos secundarios o incidir en el efecto de las hormonas en otras zonas del organismo. Por este motivo se han convertido en el tratamiento de primera elección de la alopecia androgénica en pacientes masculinos y también en algunos casos de alopecia femenina.

Igual que sucede con otros tratamientos para la alopecia, puede prescribirse como terapia única o junto a otras, en función de cada caso y del criterio del especialista. Asimismo, es posible administrarla en dosis diarias fijas, en días alternos, según cada caso. También puede infiltrarse directamente bajo el cuero cabelludo.

Tratamientos inyectados contra la alopecia

Microinyecciones

Los inhibidores androgénicos impiden el efecto de las hormonas masculinas en el folículo piloso. A pesar de que su mecanismo de acción es muy selectivo y su perfil de seguridad es muy alto, existe la posibilidad de aplicar los antiandrógenos en forma de inyecciones directamente en la zona de tratamiento.

Esta opción sirve para localizar mucho más el principio activo y reducir al máximo la absorción del mismo en otras partes del organismo, lo que repercute en una tasa aún menor de efectos secundarios. Los tricólogos suelen decantarse por esta opción en aquellos pacientes con alopecia androgénica como complemento del tratamiento oral o que no deseen tratamiento oral pero quieran beneficiarse de su efecto. También es una opción cuando tienen que tratar casos de alopecia androgénica en mujeres que están buscando un embarazo o planean hacerlo de manera inminente o en pacientes postmenopáusicas que notan un agravamiento de su alopecia cuando llegan al climaterio.

En ambos perfiles el especialista busca un efecto positivo sobre la alopecia de la paciente sin alterar su perfil hormonal, dada la importancia que tiene en estas etapas de la vida.

Las infiltraciones de antiandrógenos se llevan a cabo en consulta mediante microinyecciones con agujas de calibre muy pequeño. El paciente no suele referir dolor y puede hacer vida completamente normal antes y después de la sesión de tratamiento, que dura en torno a 20 minutos.

Bioestimulación con sustancias autólogas

La bioestimulación con sustancias autólogas es útil en el tratamiento de diversas patologías por su capacidad para potenciar los mecanismos de regeneración natural del organismo. La utilidad de estas inyecciones directamente en el cuero cabelludo radica en su efecto sobre los folículos pilosos, logrando el crecimiento de nuevas fibras capilares y el aumento del calibre del pelo que aún queda, pero que tiene una consistencia pobre.

Dado que se trata de un compuesto autólogo, es decir, procede de la sangre del propio paciente, no causa ninguna reacción alérgica o rechazo. Precisamente por su altísimo perfil de seguridad, las infiltraciones con sustancias autólogas suelen incluirse en el tratamiento de alopecias androgénicas, alopecia areata y como complemento después de los trasplantes capilares, ya que gracias a los factores de crecimiento mejora la cicatrización posterior a la cirugía y se logra una tasa mayor de supervivencia de los folículos injertados.

Tratamiento cosmético para la alopecia

Microfibras de queratina

Las microfibras de queratina son, en realidad, una solución cosmética para encubrir la falta de cabello en zonas donde hay menos densidad o en las que el pelo es demasiado fino. Estas microfibras no se adhieren al pelo con pegamento como las extensiones de peluquería, sino mediante una carga electroestática que logra una melena más densa y con más cuerpo con un resultado mucho más natural.

Las microfibras de queratina se pueden aplicar en casa después de aprender a hacerlo según unas sencillas instrucciones por parte de nuestra especialista. Para poder usarlas, es necesario que el paciente conserve una densidad capilar aceptable, es decir, que las zonas que deba disimular no sean muy extensas y que su pelo tenga una longitud mínima de 1,5 centímetros para que puedan adherirse sin riesgo de que se desprendan fácilmente.

Estas microfibras se fabrican en diferentes largos y en varios colores de la misma tonalidad para adaptarse a todos los tipos de cabello y lograr que el aspecto final sea más armónico y natural.

Las microfibras de queratina no inciden en la caída o el crecimiento del pelo del paciente y por ello suelen usarse de manera simultánea con los tratamientos médicos y farmacológicos prescritos por el tricólogo.