Centro de referencia en tratamientos Láser

Tratamientos para la flacidez corporal

Los tratamientos para la flacidez corporal figuran entre los más demandados entre nuestros pacientes, sobre todo cuando la llegada del buen tiempo invita a llevar ropa más ligera.

Hay que admitir que la flacidez corporal es uno de los problemas más complicados de solucionar si no se sigue una rutina de manera constante que combine tratamientos específicos, hábitos de vida saludables y cosmética reafirmante. Sin embargo, también es cierto que cada vez disponemos de más procedimientos y aparatología destinada a solucionar la flacidez corporal que ofrecen opciones reales para acabar con ella.

Por qué aparece la flacidez corporal

Paso del tiempo

La flacidez cutánea se va desarrollando de forma paulatina debido al propio proceso de envejecimiento de la piel. Con el paso de los años, la actividad de los fibroblastos (un tipo de célula del tenido conectivo) se va ralentizando y como consecuencia nuestro organismo produce menos colágeno y elastina. El colágeno y la elastina son dos proteínas que tejen una red que sostienen la epidermis, dándole textura y firmeza, de manera que su escasez repercute directamente en la falta de firmeza en la piel.

Asimismo, con el paso del tiempo también desciende la cantidad de glicosaminoglicanos, también llamados mucopolisacáricos. Estas sustancias tienen forma de gel, se localizan en el tejido conectivo y su función principal es atraer y retener agua en la dermis manteniéndola turgente e hidratada. Cuando su nivel desciende, la piel pierde tono y se descuelga.

Exceso de sol

La exposición solar es una de las causas fundamentales del envejecimiento cutáneo, además de estar ligada directamente a la aparición del cáncer de piel. La radiación ultravioleta apaga la epidermis y provoca la aparición prematura de arrugas, manchas y flacidez…. Y no solo en el rostro. A pesar de ser más gruesa y resistente, la piel corporal también se ve afectada por la acción nociva de los rayos solares, dado que la radiación ultravioleta tiene capacidad de penetrar a un nivel profundo de la dermis y degradar las fibras de colágeno y elástica encargadas de dar soporte a los tejidos.

Cambios hormonales

Menstruación, embarazo, lactancia, menopausia… hacen que el cuerpo de las mujeres esté sometido a numerosas oscilaciones en su perfil hormonal que inciden en la producción de colágeno. Generalmente, cuando el nivel de los estrógenos desciende, un efecto especialmente llamativo en la menopausia, el organismo femenino produce menos colágeno y, por lo tanto, los tejidos pierden soporte y tienden a caer.

Grandes oscilaciones en el peso

Los cambios bruscos de peso causan una distensión de la piel que no siempre es recuperable por completo y que se traduce en flacidez cutánea. El ejemplo más llamativo es el del embarazo, una situación en la que además se dan cambios hormonales que no favorecen la firmeza de la piel. No obstante, el fenómeno también se observa después de hacer dietas muy restrictivas en las que se pierde mucho peso rápidamente o en cualquier circunstancia que implique adelgazar mucho en poco tiempo.

Hábitos poco saludables

La mala alimentación y el sedentarismo se relacionan con una peor apariencia de la piel en general y con la flacidez en particular. Una dieta en la que falten proteínas de calidad interfiere en la producción de colágeno y elastina. Por su parte, el hecho de no hacer ejercicio repercute en la falta de tono muscular y en el empeoramiento de la circulación, un factor ligado a la salud y al aspecto de la piel.

Tratamientos para combatir la flacidez corporal

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es uno de los tratamientos más efectivos para remodelar la figura y uno de los que más empleamos en el tratamiento de la flacidez. Actúa mediante la producción de ondas electromagnéticas que calientan los tejidos y promueven la producción de colágeno y elastina gracias a la activación de los fibroblastos. La radiofrecuencia, además, activa la circulación local, oxigena los tejidos, facilita su drenaje y activa la lipolisis, ayudando a la reducción de la grasa.

Velashape

Es un dispositivo extraordinariamente efectivo cuando, además de flacidez, nos encontramos con celulitis y grasa localizada. Este dispositivo combina la acción de la radiofrecuencia, los infrarrojos, la vaccumterapia y el masaje con rodillos para lograr un efecto integral sobre la producción de fibras de colágeno y elastina, drenaje de los tejidos, lipolisis y mejora del aspecto y la textura de la piel.

Carboxiterapia

Consiste en inyectar dióxido de carbono medicinal bajo la piel mediante un sistema de microagujas muy finas que permite que el gas penetre y se disemine por todos los tejidos cercanos. La carboxiterapia estimula la oxigenación de los tejidos, mejora la circulación local, y favorece la reorganización de las fibras de colágeno y elastina. El resultado es una piel más tersa y turgente. La carboxiterapia, además, favorece la lipolisis, por lo que resulta efectiva en el tratamiento de la grasa localizada y la celulitis.

Hilos tensores corporales

Los hilos tensores corporales de polioxanona (un material empleado en las suturas cardiacas) procuran el denominado lifting corporal no quirúrgico. Estos hilos se colocan bajo la piel formando una malla que sirve de soporte para los tejidos. Este tratamiento, además, redensifica la piel gracias a la producción de colágeno y elastina que promueve el mero hecho de implantar los hilos debajo de la piel.

Pautas para combatir la flacidez corporal en casa

Cuida tu alimentación

Llevar una dieta equilibrada que contenga suficientes proteínas de buena calidad (carnes magras, pollo, pavo, conejo, pescado, huevo…), vitamina C y ácidos grasos omega 3. Estos elementos favorecen la producción de colágeno y elastina y además proveen al organismo de los elementos necesarios para construir fibras de soporte adecuadas para reducir el descolgamiento de la piel.

Huye del sedentarismo

El ejercicio es uno de los grandes aliados de la salud en general y de la piel en particular. Por un lado, la actividad física cardiovascular ayuda a controlar el peso y mejora la circulación sanguínea, lo que redunda en una mayor oxigenación de los tejidos y en una piel más joven.

No obstante, en esa rutina de entrenamiento antiflacidez hay que perder el miedo al trabajo muscular e incluir ejercicios de fuerza y resistencia para tonificar la musculatura que haga de soporte para la piel. De esta forma, no pueden faltar ejercicios para trabajar abdomen, glúteos, piernas y brazos.

Cremas reafirmantes… ¿son efectivas?

En realidad, los cosméticos reafirmantes tienen una eficacia muy limitada y aplicados por sí solos no consiguen resultados verdaderamente significativos, tal y como explicaba la Dra. Izaskun Astoreca en la revista Telva. No obstante, si se acompañan de una dieta adecuada y de ejercicio físico de fuerza tienen cierta utilidad. Por este motivo, es especialmente importante saber qué activos son los más adecuados para atenuar la flacidez. De esta forma, los ingredientes que debemos buscar en el etiquetado son:

  • DMAE (Dimetilaminoetanol). Tiene una acción hidratante, antioxidante, así como un efecto tensor y reafirmante. Ayuda a aumentar la síntesis de fibras de colágeno y glicosaminoglicanos.
  • Silicio. Es un oligoelemento esencial para producir colágeno. Se encuentra en importantes cantidades en el extracto de Hiedra, presente en muchas cremas reafirmantes.
  • Vitamina C. Junto al silicio es otro componente esencial para que los fibroblastos fabriquen nuevo colágeno.
  • Aceites de germen de trigo o de arroz. Son ricos en Vitamina E, tienen propiedades tensoras, lo que ayuda a mejorar el aspecto de la piel.
  • Centella asiática. Estimula a los fibroblastos para que produzcan más colágeno.
  • Retinol. Mantiene la matriz extracelular en buen estado.

Es recomendable que estos cosméticos se apliquen una o dos veces al día (todos los días) con movimientos circulares y dando un masaje ascendente.

Tal y como sucede con otros problemas estéticos, los mejores resultados se logran gracias a un diagnóstico personalizado y al diseño de un protocolo individual que responda a las necesidades concretas de cada paciente, quien además debe complementarlo cuidándose en casa según las indicaciones del especialista.

Si necesitas asesoramiento de cuál es el tratamiento corporal más adecuado para ti, contáctanos.

Please follow and like us: