Clínica Biolaser La Moraleja

  • Español

Centro de referencia en tratamientos Láser

Centro comercial el bulevar, Paseo Alcobendas 10, La Moraleja

Tratamientos corporales después del confinamiento

tratamientos corporales después del confinamiento

Tras el confinamiento a causa de la pandemia por coronavirus SARS-CoV-2 muchas personas están buscando ponerse a punto tras este largo periodo anómalo de cierta inactividad. Desde que hace unos días reabriéramos nuestras puertas, estamos recibiendo muchas consultas sobre celulitis, nutrición y grasa localizada.

Cada persona ha gestionado de la mejor manera que ha podido este periodo de tiempo. Hemos observado que algunos pacientes han mejorado su alimentación, han realizado ejercicio físico regular y han aprovechado este tiempo para perder algo de peso y ahora buscan terminar de redefinir su cuerpo. Otros, en cambio, han mantenido unos buenos hábitos, pero han detectado que este largo periodo de inactividad ha dejado algunas secuelas en su cuerpo, como un ligero empeoramiento de su celulitis. 

Otras personas han gestionado con dificultades este periodo, donde la incertidumbre, el miedo, las preocupaciones e incluso el aburrimiento les han sobrepasado, utilizando la comida como una válvula de escape, lo que se ha traducido en un aumento de peso. Sea como fuere, siempre decimos a nuestros pacientes que este periodo no ha sido fácil, ha sido algo excepcional para lo que no estábamos preparados y cada quien lo ha llevado de la mejor manera que ha podido.

Así que es el momento de dejar atrás los remordimientos, sentimientos de culpa y los autorreproches para empezar a poner manos a la obra para recuperar nuestros buenos hábitos y paliar los efectos que este periodo de reclusión ha podido tener en nuestro cuerpo.

Tratamiento de la celulitis tras el confinamiento

La celulitis es un cuadro clínico que cursa con la modificación de la textura de la piel. Ésta va adquiriendo un aspecto acolchado, que popularmente llamamos piel de naranja.  Su comienzo está relacionado con una ralentización de la circulación en los capilares y en las pequeñas venitas que se encargan, respectivamente, de la nutrición y de la limpieza del tejido conectivo subcutáneo. Esta ralentización circulatoria ocasiona un aumento de la permeabilidad de estos vasos sanguíneos, lo que a su vez favorece la salida de líquido de los mismos y la formación de un edema alrededor de las células grasas.

Además, este empeoramiento de la circulación dificulta el drenaje de los productos de desecho que producen las células grasas, de forma que estas sustancias tóxicas quedan acumuladas en el espacio intercelular. Todo este líquido retenido, junto a estos productos de desecho, con el tiempo va tomando un aspecto gelatinoso.

Este gel, que está lleno de toxinas, se convierte en un producto que irrita los fibroblastos; las células productoras de colágeno), que responden produciendo colágeno en exceso. Esto ocasiona que se produzcan unos puentes cicatriciales que tiran aún más de los vasos sanguíneos y los estrangulan, dificultando aún más la nutrición y el drenaje del tejido y ocasionando un daño a nivel de las células grasas, y una progresiva fibrosis y esclerosis del tejido.  

Teniendo en cuenta este proceso de la producción de la celulitis, se hace más comprensible entender que el sedentarismo o la reducción de la movilidad durante el confinamiento han podido empeorar la circulación del tejido y ha podido aumentar el edema en el tejido conectivo subcutáneo, lo que también es posible que se haya traducido en un ligero empeoramiento de la imagen de nuestra celulitis.

Para mejorar esa imagen de la celulitis podemos optar por varios tratamientos que nos ayuden a mejorar la circulación y el drenaje, así como a disminuir la fibrosis. Para ello contamos con la inestimable ayuda de dispositivos como las ondas de choque, idóneas para activar la circulación y mejorar el drenaje y el velashape, uno de las terapias más efectivas para la remodelación corporal, que además podemos también combinar con tratamientos como la mesoterapia (microinyecciones de principios activos anticelulíticos) o la carboxiterapia, un aliado contra la celulitis y la flacidez.

La combinación de diferentes tratamientos siempre consigue mejores resultados que optar por un solo procedimiento. Por ello es importante realizar una consulta diagnóstica previa que nos ayuda a ver el grado de celulitis, las zonas infiltradas y poder valorar el tándem de tratamiento más idóneo que nos ayude a conseguir mejores resultados.

Aconsejamos también combinar estos tratamientos con actividad física adecuada, que nos ayude a mejorar la apariencia de la celulitis. En estos tiempos de desescalada, en los que correr se ha convertido casi en una obligación para muchas personas, nos gustaría recordaros que no todos los ejercicios que implican cierto impacto son idóneos para reducir la celulitis ya que pueden pueden estimular a los fibroblastos y, en consecuencia, empeorar este cuadro.

Los ejercicios más indicados para mejorar el aspecto de la piel con celulitis son los ejercicios de fuerza y resistencia que ayudan a fortalecer los músculos que se encuentran debajo de las zonas afectadas. Podemos combinarlo (no sustituirlo) con marchas a paso ligero o elíptica, que le vendrán muy bien a nuestra circulación.

Cómo tratar la grasa localizada después del confinamiento

En la consulta nos hemos encontrado también con personas que han aprovechado para mejorar sus hábitos alimentarios durante este confinamiento y han bajado de peso pero, a pesar de ello, se han dado cuenta de que tienen pequeñas zonas de grasa localizada rebelde, que no está respondiendo ni a la dieta ni al ejercicio. Otro grupo de pacientes han tenido un ligero aumento de peso durante este tiempo, los que ha ocasionado que se les haya acumulado la grasa en zonas muy concretas de su cuerpo, como por ejemplo los flancos o el abdomen.

Para estos dos perfiles solemos aconsejar el tratamiento de criolipólisis que es, hasta la fecha, el tratamiento más efectivo que conocemos para la reducción de esas grasas localizadas difíciles (o directamente imposibles) de hacer desaparecer únicamente con un estilo de vida saludable. Este tratamiento requiere también de una evaluación previa de la zona que queremos tratar para saber si es un candidato idóneo y descartar posibles contraindicaciones, porque, aunque la criolipólisis es un proceso efectivo y seguro, tiene algunas.

Cómo perder el peso que hemos ganado en el confinamiento

Si de algo se ha hablado durante toda esta cuarentena es sobre cómo ha trastocado este periodo la alimentación de muchas personas. Según una encuesta realizada por la Sociedad Española de la Obesidad (SEEDO), más del 50% de los participantes afirmó que había ganado peso. Entre ellos, un 45,8% habría añadido entre 1 y 3 kilos, y un 16% pesará hasta 5 kilos más que al inicio del encierro.

En líneas generales, este incremento se ha producido tanto por el descenso de actividad física como por el incremento de alimentos más calóricos. De hecho, los datos de consumo indican que los snacks, refrescos, bebidas alcohólicas y aperitivos se encuentran entre los productos más vendidos en este periodo.

En nuestra consulta, hemos apreciado que los pacientes han ido pasando por varias fases a lo largo de la cuarentena. Al principio todo el mundo hizo acopio de comida de supervivencia. El miedo a no tener alimentos básicos en la despensa ocasionó unas compras exageradas que estaban constituidas por comida de primera necesidad como legumbres, pasta, arroz, conservas…

A las dos o tres semanas, cuando vimos que la comida básica estaba garantizada y la reclusión en casa iba para largo, hubo un cambio de rumbo radical y comenzaron las adquisiciones de snacks, cervezas, bollería, chuches, harina y levadura para preparar postres…. Habíamos pasado claramente de una comida de supervivencia a una comida hedonista. Estábamos buscando el placer en la comida. También la ansiedad, la incertidumbre, el miedo, la soledad y hasta el aburrimiento estaban también calando en muchas personas que buscaban en la comida la calma, el entretenimiento o la necesidad de compañía.

Ahora hemos pasado a una nueva fase y con la desescalada muchas personas sienten muchas prisas por recuperar su aspecto; algo que suele ocurrir por estas fechas para lucir bien en la playa o la piscina… pero más acusado si cabe.  

En este sentido hemos de insistir en que las prisas nunca suelen ser buenas consejeras y nos pueden llevar a utilizar métodos poco apropiados para adelgazar. A estas personas debemos recordarles que no hay que dejarse llevar por cualquier dieta porque pueden pagarlo en forma de efecto rebote y de problemas para su salud. Más que nunca es importante que la dieta que escojamos nos ayude a adoptar un estilo de vida perdurable en el tiempo y que además contribuya a cuidar y mejorar nuestras defensas, de cara una posible infección por SARS-CoV-2, ya que se ha comprobado que el sobrepeso y la obesidad empeoran el pronóstico en caso de contraer la infección por coronavirus, tal y como os contábamos en la anterior entrada de este blog.

Busca a un profesional que te ayude a conseguir tus objetivos sin poner en riesgo tu salud. Contacta con la Unidad de Nutrición de Clínica Bioláser La Moraleja. 

Dra. Izaskun Astoreca Naverán. Medicina estética y nutrición

Please follow and like us: