Clínica Biolaser La Moraleja

Cómo combatir la rosácea

rosácea tratamientoQuienes padecen rosácea saben que no es fácil lidiar con ella. Hay casos muy leves y otros bastante severos, y a veces, rebeldes al tratamiento.

Sabiendo que no hay un tratamiento definitivo que solucione este problema de una vez y para siempre, lo importante es prevenir brotes y tratar cada situación de la manera óptima.

Qué causa la rosácea

No se conoce con precisión qué la origina, pero sabemos que subyace a la rosácea la inestabilidad vasomotora, que se manifiesta como la tendencia al enrojecimiento de la piel de las mejillas ante ciertos estímulos: cambios de temperatura, temperaturas muy altas o bajas, ejercicio, emociones, alimentos picantes e ingesta de alcohol. Ciertos medicamentos como los corticoides, pueden empeorar este cuadro también en tratamientos prolongados.

Esta vasodilatación repetida, va haciendo que los capilares y vasos pequeños vayan siendo cada vez más grandes y aparentes, y más numerosos. Así es como la rojez puede ser progresiva, es decir, que va empeorando con los años.

Cómo tratar la rosácea

Evitar en lo posible esos estímulos que antes mencionamos que actúan como factores precipitantes, es el primer paso para minimizar la rosácea.

La higiene de la piel debe ser suave, con productos syndet (jabón sin jabón) no iónicos. Éstos son los que están formulados “para piel sensible o piel atópica” y que hacen muy poca espuma.

La hidratación será, así mismo, con cremas específicas de cara, no excesivamente densas, y preferiblemente libres de perfumes y conservantes (hipoalergénicas). Existen cremas hidratantes anti-rojeces que, aunque no serán curativas ni reemplazan a los tratamientos médicos, son adecuadas para la piel con rosácea, ya que, además de cumplir con las premisas antes citadas, tienen principios activos calmantes que alivian la sensación subjetiva de malestar en la piel. Tienen además, pigmentos verdes que neutralizan parcialmente el color rojo, mejorando el aspecto de la piel y, algunas están formuladas con protector solar y/o con color, lo que ayuda también a unificar el tono de la piel.

En las formas de rosácea donde predomina el componente vascular, con rojeces permanentes y vasos visibles a simple vista, la eliminación de los mismos con un tratamiento laser para rosacea induce una mejoría sustancial de la apariencia, y una disminución de los síntomas asociados (sensación de calor).

En las rosáceas con gran componente inflamatorio, que se presentan con “granitos” rojos o pústulas similares a las del acné, pueden ser útiles tratamientos antibióticos tópicos (metronidazol en gel) u  tratamientos orales (tetraciclinas, retinoides).

En la rosácea fimatosa (que cursa con aumento del grosor y superficie abollonada de la piel, fundamentalmente en varones), el láser de CO2 puede proveer excelentes resultados cosméticos.

En una condición compleja como la rosácea, no hay pautas universales de tratamiento, en un mismo paciente en diferentes momentos las necesidades y la tolerancia de la piel a los productos/medicamentos varía. Por eso, la ayuda del dermatólogo y el aprendizaje, son fundamentales en su control a largo plazo.

Please follow and like us:

Deja un comentario